Historia del municipio

San Dionisio, Usulután

Fecha De Constitución

Por Decreto Legislativo del 21 de Julio de 1920, durante la administración de Don Jorge Meléndez, el Cantón Puerto Grande, perteneciente al municipio y distrito de Usulután se erigió en el Pueblo de San Dionisio; al nuevo municipio le anexaron los Cantones de iglesia Vieja y Mundo Nuevo segregados del municipio de Usulután y los de San Dionisio y San Francisco desmembrados del municipio de Puerto El Triunfo.

El municipio de San Dionisio

tiene una extensión territorial de 114.95 km, lo que representa el 4.68% con relación al área total del departamento, cabecera del municipio es el pueblo de San Dionisio, situado a 8 Km al sur de la ciudad de Usulután y a 15.0 metros sobre el nivel del mar.

Para su administración, San Dionisio se divide en 6 cantones con 34 caseríos y 3 colonias; dentro del área urbana se ubican 7 colonias y 3 Barrios. De los seis cantones del municipio, tres de ellos están ubicados en Islas, ellos son: La Pirraya, San Sebastián y Rancho Viejo.
Las niñas, niños, adolescentes y jóvenes entre las edades de 0 a 24 años, representan el grupo poblacional más alto con un 60% de la población total, seguido por las personas adultas (25 a 59 años) con un 33% y en menor proporción se identifican a las personas adultas mayores (de 60 a más años) con un 7%.

Según datos del Censo de Población y Vivienda 2007, el municipio de San Dionisio cuenta solo con 2 personas que son parte de la población indígena: 1 mujer Lenca y 1 hombre de quien no se identifica a qué grupo pertenece, pero la municipalidad no cuenta con información actualizada acerca de los pueblos originarios, por lo tanto desconocen la ubicación de estas dos personas identificadas; es por esta situación que no existen programas interculturales que atiendan a este grupo poblacional, que representan un elemento importante para la historia del municipio.
De igual manera, existe un 6.3% de la población de San Dionisio cuyos familiares residen en el extranjero, frente a un 93.8 que no reporta de manera oficial algún tipo de migración ya sea al interior del departamento, país o el extranjero.

Fuente: Elaboración propia con base en Ministerio de Economía. Dirección General de Estadísticas y Censos. VI Censo Nacional de Población y IV de Vivienda. San Salvador 2007.

Ámbito económico

En el municipio, los pobladores se dedican fundamentalmente a la agricultura de granos básicos (maíz, frijol) y musáceas como un rubro de subsistencia, pero el cultivo de la caña de azúcar es más rentable y por eso es extensa la superficie que hay sembrada en esta zona (unas 900 manzanas cultivadas aproximadamente); sin embargo, no se contrata mano de obra local, por lo general se contrata a nicaragüenses, ya que para ellos es más rentable el salario percibido que para los locales. A nivel territorial el cultivo de la caña genera una serie de problemas ambientales y sociales, a consecuencia de prácticas de producción como la quema al momento de la cosecha, aplicaciones aéreas de plaguicidas, uso de grandes cantidades de agua para riego complementario y la reducción de la mano de obra para el manejo del cultivo. También se expresó que las tierras para el cultivo de caña son arrendadas a empresarios externos de los municipios, dejando sin tierra para alquiler de los lugareños que dependen de la agricultura de subsistencia, poniendo en riesgo la seguridad alimentaria.

Los agricultores por lo general comercializan sus productos localmente a través de intermediarios y éstos a su vez llevan el producto a los mercados de la ciudad de Usulután, para ser vendidos en muchas ocasiones al doble o triple de lo que fueron comprados originalmente.

Un sector importante es el ganadero, cuya producción de leche según datos proporcionados por los lugareños que se dedican a dicha actividad, alcanza los 3,000 litros diarios; sin embargo no cuentan con asistencia técnica, ni un mercado para comercializar el volumen de leche que se produce, muchas veces se llega a vender un litro de lecha a 0.40 ctvs. de dólar, lo que no resulta rentable para el sector.

Otro sector importante son los pescadores artesanales de las islas San Sebastián, Rancho Viejo y La Pirraya, algunos de ellos se encuentran organizados en cooperativas, pero otros trabajan de forma individual. La venta de sus productos fundamentalmente la hacen en la isla a comerciantes que llegan de Usulután. Las dificultades que este sector enfrenta están vinculadas al alto costo de la gasolina y el material para los aperos de pesca.
Existen además pequeños negocios los cuales abastecen de alimentos a los lugareños; sin olvidar los comedores y restaurantes ubicados en la zona de la Pirraya los cuales atienden a los turistas que visitan la zona.
Otro componente del sector económico es el comercio en menor escala, el cual está constituido por el sector informal representado por pupuserías, chalet de comida, y otras ventas ambulantes.
Como parte del tejido productivo del municipio de San Dionisio se encuentran dos cooperativas que trabajan en el sector agropecuario y pesquero, también se encuentran aproximadamente cuarenta negocios en el sector comercio y uno de tipo industrial. (Araniva, Ana y Orellana, 2011)

En el municipio de San Dionisio las actividades económicas principales giran en torno a la agricultura, pesca, acuicultura y ganadería; sin embargo, estas son de baja remuneración y sus ingresos están por debajo del salario mínimo.

Se identifican 58 actores económicos vinculados a lo siguiente: agricultura y pesca 12, comercio 16, industria 2, Organizaciones gubernamentales 3, Organizaciones No gubernamentales 1 y servicios 16. (MINEC/MAG, 2007)
De los 469 productores agropecuarios que se identifican en el municipio (MINEC/MAG, 2007), el uso del suelo en explotación (2,301Mz) es de la siguiente manera: 552 Mz para la producción de granos básicos, 56 Mz para la producción de hortalizas, 272 Mz en agroindustria, 346 Mz para la siembra del monocultivo den la caña, 397 Mz de frutales, 495 Mz destinados a la ganadería y 183 Mz para otros usos del suelo.
En la bahía de Jiquilisco, la producción primaria de todos los productos agropecuarios se comercializa a través de intermediarios directamente en las parcelas de producción, esta forma de comercialización no retribuye el esfuerzo e inversión de los productores y a pesar que se realizan esfuerzos para encadenar la producción a través de la organización de los pequeños, no se ha logrado el empoderamiento en la cadena de valor, dado que se carece de un espíritu empresarial de estos productores. Producción como el coco, productos del mar, camarones, granos básicos, leche y café son comercializados a través de intermediarios y mayoristas.

Entre las ventajas comparativas, el gran potencial con que cuenta San Dionisio es la conexión directa con el océano, al poseer tres islas que forman parte de la Bahía de Jiquilisco. Dicha área forma parte de las estrategias formuladas por la ECADERT y “Territorios de Progreso”, las cuales suponen aprovechar todo el potencial turístico de la zona del cual se beneficiarán directamente los pobladores.
Esto supone a su vez elevar el potencial competitivo para poder constituirse en una verdadera opción que dinamice la economía del municipio, para ello será necesario profundizar las estrategias para la atracción de la inversión privada y el aprovechamiento de los recursos estatales que se han puesto a disposición para el desarrollo de la bahía.
La mayor oportunidad en cuanto a inversiones públicas con las que cuenta San Dionisio, se encuentra en la formulación de la estrategia planteada en “Territorios de Progreso”, con la cual se espera beneficiar el turismo como un eje estratégico, mejorando el acceso y la infraestructura de los muelles que conectan al municipio; asimismo, se beneficiará el sector pesquero a través de la asistencia técnica y el fortalecimiento de la comercialización a través de cadenas de valor. Se espera además beneficiar al sector agrícola a través de la entrega de paquetes agrícolas y en el área social se dará mayor promoción de la participación de jóvenes y mujeres, quienes han demandado mayor involucramiento en las estrategias de desarrollo municipal.
La municipalidad no cuenta con Unidad de Desarrollo Económico, situación que resiente tanto el sector comercio de las islas como el sector urbano, según lo expresado en las consultas sectoriales ya que, no existe una instancia dentro de la alcaldía que asuma el fortalecimiento de dichos sectores.